logo 1

El Amor Es Para Darlo

Este artículo es del libro, Vivir desde el Corazón (de Nirmala) disponible aqui.

(Please note: This article is also available in English here)

¿Qué es el amor y dónde se encuentra?. Buscamos amor y tratamos de conseguir amor y, aún así, parece como si nunca tuviéramos suficiente. Incluso cuando hemos encontrado el amor, se nos escapa cuando pasa el tiempo. ¿Y si hubiera una fuente de amor que nunca desaparece y está siempre disponible?. ¿Y si el amor estuviera tan cerca y tan fácil como el respirar?. ¿Y si hemos estado "buscando amor en todos los lugares equivocados" y hemos perdido el tiempo realmente?.

El amor es a la vez, más simple, más misterioso y más sutil de lo que hemos imaginado que es. El amor es simplemente el espacio, la abierta atención de nuestra conciencia. Y la conciencia es en sí misma, la más suave, amable e íntima fuerza en el mundo. Toca las cosas sin tenerEl amor es para darlo ningún efecto sobre ellas. Sostiene toda nuestra experiencia pero no la controla o la retiene. Y, más aún, la fuerza para conectar e incluso mezclarse con el objeto de nuestra conciencia, es inherente a nuestra conciencia.

Esta es, aparentemente, la naturaleza contradictoria de nuestra conciencia, la naturaleza de nuestra conciencia completamente abierta y tolerante y su apasionada fuerza para mezclarse e incluso llegar a ser el objeto de su atención; lo que da a la vida, su espiritualidad, profundidad y dulzura. No hay nada más satisfactorio que este delicioso dilema de estar, al mismo tiempo, "aparte de" y "conectado a", lo que vemos, oímos o sentimos.

La conciencia es el principio de toda separación. Anterior a la conciencia, hay solamente "unidad" o "el ser" con nada separado de la "unidad" que pudiera ser experimentada. Con el nacimiento de la conciencia, hay una sutil distinción de dos cosas: aquello que es consciente y el objeto de la conciencia. Y, aún más, aquellas dos están todavía conectadas por esta fuerza misteriosa que llamamos conciencia o amor.

Este flujo de conciencia y amor que nos conecta a todo lo que experimentamos, es la fuente verdadera de satisfacción y alegría. En algún grado, todos lo hemos experimentado alguna vez. Cada vez que te enamoras de una persona, un animal doméstico, pieza de música o un objeto bello, has sentido este flujo de la conciencia íntima y conectada. Desgraciadamente, hemos sido enseñados a creer que, la fuente de este buen sentimiento estaba en el objeto de nuestro afecto. Así pues, sufrimos cada vez que perdemos esta fuente aparente. Cuando nuestro amante nos deja, nuestro amado animalito se muere, el concierto termina u otros se adueñan de la casa de nuestros sueños, nos sentimos desprovistos de aquel conectado sentimiento amoroso.

¿Y si nosotros somos la fuente de la conciencia que nos conecta a todo?. ¿Y si el amor que hemos estado buscando, ha estado siempre aquí mismo, dentro de nuestros corazones?. ¿Y si no importa realmente lo que toca nuestra conciencia sino solamente aquello que está fluyendo en la conciencia?. Ello simplificaría realmente la búsqueda del amor. Cualquier objeto o cualquier experiencia, sería un objeto adecuado de nuestro amor.

La dulzura del amor está en el flujo de la conciencia en sí mismo. La completa apertura y libertad que podríamos buscar en un amante perfecto, está ya aquí en nuestra propia conciencia. No tiene que intentar ser aceptada porque la conciencia es, por naturaleza, abierta y tolerante. La conciencia por sí misma, no puede hacer nada, sino tocar. La conciencia no puede empujar, tirar de, demandar algo de, o limitar la libertad de lo que toca. Y, aún así, la conciencia no es un observador frío y distante. La conciencia está profundamente e íntimamente conectada con el objeto de la conciencia. De hecho, la conciencia y el objeto de la conciencia son, en el fondo, la misma cosa.

Esta conexión e intimidad que, es natural en la conciencia, es satisfactorio y completo, sin tener en cuenta, el objeto de la conciencia. Con otras palabras, lo que sea que estés experimentando ahora mismo, es tu verdadero amor. Cualquier cosa que estés experimentando es una oportunidad para también experimentar la profundidad de tu verdadera naturaleza, la conciencia abierta y amorosa. Tu verdadera naturaleza es el amor verdadero. Es el amante perfecto que has estado buscando y, no solamente está siempre aquí, sino que es lo que tú eres realmente.

Podrías pensar, "pero ... espera, yo no siento que esté siempre enamorado". A veces, me siento solo o airado y separado del amor y la satisfacción". ¿Entonces, como puede ser que el amor esté aquí si no lo siento?. ¿Está el amor ausente en esos momentos o está tan sólo limitado en su expresión y flujo?. ¿Hay realmente momentos en los que no hay conciencia?. ¿O hay siempre algo de conciencia aunque no sea mucha?. Si no hubiera realmente conciencia, entonces no habría ningún problema, porque la conciencia es el principio de la separación y el final de la conciencia es el final de la separación. Prácticamente hablando, sin conciencia no hay soledad, ira o cualquier otra cosa. Así pues, cuando estás solo o airado, hay al menos alguna conciencia aunque, posiblemente, no mucha.

Incluso cuando la conciencia está contraída y limitada, como ocurre a menudo cuando te sientes solo, furioso, triste, herido o asustado, la conciencia tiene la misma naturaleza que cuando te sientes feliz y eufórico. Incluso una única gota de agua es todavía húmeda, así también, una única gota de conciencia es todavía abierta y permitiendo que cualquier cosa que toca sea lo que es. El único truco para experimentar la abierta y tolerante naturaleza de la conciencia, es buscarla en la experiencia que tienes en cada momento. Cuando nuestra conciencia está contraída por el juicio o por el  miedo, no toca realmente el objeto de nuestro juicio o miedo. En su lugar, está tocando el pensamiento de juicio o de miedo que tenemos. La conciencia es absolutamente tolerante y abierta a ese pensamiento. Esa es la definición de conciencia: Es el reconocimiento abierto y tolerante del contenido de nuestra experiencia. Si la conciencia no está abierta a algo, entonces no tenemos conciencia de ello.

La clave para experimentar amor es darse cuenta hacia donde está fluyendo la conciencia ahora mismo. Esa corriente de conciencia es el amor y es lo más satisfactorio y enriquecedor que podemos experimentar. Naturalmente, hay una dirección para este flujo de la conciencia. Se mueve desde dentro de nuestro ser a los objetos y experiencias que tenemos. Solamente podemos experimentar completamente esta corriente de conciencia amorosa cuando se mueve en esta dirección.

Cuando otra persona tiene una conciencia amorosa de nosotros (no de sus juicios o deseos sobre nosotros, sino simplemente de lo que somos), podemos experimentar la expresión de su amor. Podemos verlo por  la manera como nos mira, la sonrisa en su cara y por sus reacciones ante nosotros. En ella surge la conciencia de nosotros. El amor fluye desde ellos hacia nosotros y, de esta manera, les llena con este sentimiento de satisfacción y alegría.  Que nosotros sintamos satisfacción y alegría, dependerá de si experimentamos una corriente de amor hacia ellos. Es nuestra conciencia abierta que nos llena con esa sensación de conexión y aprecio. Nos llenamos de amor cuando lo damos a alguien o a algo.

Obviamente, puede ser más fácil abrir tu corazón y permitir una más completa expresión de tu propio amor cuando encuentras las demandas de tus condicionamientos. Cuando alguien, que se adapta a tu ideal de amante, demuestra atracción e interés por ti es especialmente fácil, a menudo, darle esa misma apertura y atención de vuelta. Por eso, de forma natural, cuando dos personas se enamoran sienten ambos la completitud y riqueza del libre flujo de la conciencia. También el contacto que cada persona tiene con el amor que está dentro de ella. Es su propio amor y conciencia lo que le está llenando de forma tan enriquecedora.

Esta verdad, de que nos llenamos de amor cuando amamos a alguien o a algo, en lugar de, cuando somos amados, nos libera de la búsqueda del amor fuera de nosotros mismos. Si todavía no estás seguro de que es tu propio amor lo que te llena, piensa por un momento, cuando alguien estaba enamorado de ti pero tú no estabas enamorado de esa persona. La corriente de atención amorosa hacia ti no era satisfactoria; de hecho, pudo haber sido desagradable el tener a alguien tan interesado en ti cuando tú no sentías lo mismo.

Al contrario, cuando nos enamoramos de alguien, puede ser rico, emocionante y vitalizante incluso si no es recíproco. Hay incluso una intensidad y belleza en el amor no correspondido. Es la corriente amorosa que sale hacia fuera lo que nos llena en ese momento. Así pues, junto con el disgusto y el daño de no ser correspondido, también experimentamos una completitud y vitalidad  por tan sólo amar al otro. En el Renacimiento, el amor no correspondido era visto, incluso, como un ideal. Es el amor que fluye desde nuestro corazón hacia fuera lo que nos llena de alegría y satisfacción. La fuente está dentro de ti.

Hay una única conciencia y un único Ser detrás de la conciencia individual. La manera que tenemos de alcanzar la unicidad del Ser es experimentando la corriente de amor dentro de nuestro ser. Paradójicamente, el lugar donde estás conectado a los demás es dentro de tu propio corazón. No puedes conectar con otro externamente. Incluso si usas pegamento para pegarte a otra persona, habría una sensación de separación en tu experiencia externa, sin mencionar lo difícil que sería tratar de desconectar!.

En el interior, estás ya conectado a todo el mundo y a todo. La conexión es la corriente de conciencia que está aquí mismo ahora leyendo estas palabras. Es en la naturaleza amorosa de la conciencia donde se encuentra la sensación de conexión, no en los objetos de la conciencia. Estamos conectados a los demás en la corriente de conciencia que fluye desde dentro de nosotros hacia ellos. La conexión no se encuentra en la corriente de conciencia y amor hacia nosotros. Por definición, esa corriente está conectada a su fuente dentro de la otra persona.

¡Esto es una buena noticia!. Podemos experimentar el amor ilimitado sin importar que alguien más lo esté haciendo o no. Lo único importante es cuánto estamos amando, no cuánto somos amados. Ahora mismo, puedes sentirte lleno a rebosar con la increíble dulzura del amor, únicamente por dar conciencia a todo lo que está presente en tu experiencia. No hagas caso de mis palabras, pruébalo con este ejercicio:

Ejercicio: Permite que tu conciencia se asiente sobre un objeto físico cercano. Tómate todo el tiempo para permitir que tu conciencia toque completamente el objeto. Para asegurar este experimento, da tanto amor, aprecio y aceptación como puedas a ese objeto. Después posa tu atención sobre otro objeto. Cuando tu conciencia descanse sobre él durante un momento, dale tanto amor, aprecio y aceptación como puedas.

Ahora permite que tu conciencia se percate de un sonido de tu entorno. Cuando lo escuches, da esa misma apreciación amorosa al sonido que estás oyendo.

Si tienes alguna dificultad para dar amor y aprecio a un objeto particular o sonido, prueba con otro objeto o sonido. Será más fácil, al principio, experimentar amor a algo, si eliges un objeto o sonido más neutral, sin ninguna razón en especial .

Continúa permitiendo que tu conciencia se pare sobre varios objetos, sonidos, colores, sabores, olores y sensaciones. Con cada uno, permite que fluya hacia ellos, tanto amor y aprecio como puedas. Tómate el tiempo que gustes con cada experiencia, y si es difícil sentir amor hacia algo, cámbialo. Será más fácil,  cuando repitas este ejercicio, sin razón alguna.

Ahora date cuenta de otras cosas que pueden estar surgiendo dentro de ti: una sensación desagradable, un pensamiento, un sentimiento o un deseo. Tómate un tiempo extra para enviar una atención amorosa hacia ello. Por ahora, puedes amar cada sensación, pensamiento, sentimiento y deseo que aparezca dentro de ti.

Cuando ya lo hayas aprendido, sólo necesitas permitir que tu conciencia se mueva naturalmente a todo lo que toca, tanto dentro como fuera de ti. En cualquier cosa que se pare, da amor y aceptación. Por un momento, déjalo que sea de la manera que es.

¿Qué significa dar conciencia y amor a todas las cosas que aparecen en tu experiencia?. ¿Cuan abierto y lleno se siente tu corazón cuando eres capaz de dar amor de esta manera?. Si llegas a algo que es difícil de amar o aceptar, únicamente, date cuenta de que es difícil y después ama esa dificultad en ese mismo momento. Puedes incluso tomarte tiempo para simplemente amar la manera en que algunas cosas son más difíciles de amar que otras. Después, muévete a lo siguiente que esté en la conciencia.

Únicamente, continúa y ama cualquier cosa que esté enfrente de ti y, de esa manera, llénate de amor. Es simple si recuerdas que la esencia del amor es la conciencia y el espacio. El amante humano ideal es alguien que te da gran cantidad de espacio para ser tú mismo y, de alguna manera, conecta contigo tal y como tú eres. La conciencia es lo mismo. No limita el objeto de su conciencia pero conecta.

La conciencia es fácil de dar y no cuesta nada ni te merma de ninguna manera. A veces, negamos el amor y la conciencia porque pensamos que el verdadero amor requiere más que esta simple y abierta atención. Nuestros condicionamientos nos sugieren que el amor demanda cosas como compromiso, sacrificio y entrega incondicional de nuestro tiempo y esfuerzo. Quizás algunas de estas cosas son necesarias para una relación sentimental, pero no para la esencia del amor.

Esta es una distinción importante porque, a veces, confundimos amor y relación sentimental. Es otro ejemplo, de cómo nuestros condicionamientos, nos llevan a creer que el objeto externo de nuestro amor es también la fuente de nuestro amor. Si reconocemos que la fuente del amor está dentro de nosotros, entonces la relación puede ser vista en perspectiva. Las relaciones son importantes pero no son tan importantes como la esencia del amor. Esto está claro cuando te das cuenta, cómo una relación sentimental sin amor no es satisfactoria, pero en cambio,  la experiencia de esta corriente de amor interior es satisfactoria, tanto si hay una relación sentimental o no. Puedes experimentarlo con un bello objeto de arte en un museo, una pieza de música, un momento excitante en una actividad deportiva, o en la conexión profunda de una relación con otra persona. El amor es lo que hace que las relaciones y todo lo demás merezca la pena.

¡Qué posibilidad tan enriquecedora!: Todo el amor que siempre has deseado está disponible para ti ahora mismo, sólo por darlo a todo lo que encuentres, tanto en tu entorno como dentro de ti. Es amor es para darlo no para conseguirlo. Y cuanto más das más lleno se siente tu corazón.

Puedo pensar que siento amor,
pero es el amor que me siente a mi.
Constantemente poniendo a prueba las fibras de algodón
que encierran y protegen mi corazón,
con una llama abrasadora
que no permite ninguna ilusión de separación.
Y cuando el tejido insustancial de mi fortaleza interior,
es quitado por el persistente fuego,
desesperadamente, trato de salvar algunas cenizas que quedan
al escapar a otro sueño de pasión más.
 
Yo puedo pensar que encuentro el amor,
pero es el amor que me encuentra a mi.
Mientras tanto, el amor se hace paciente y se queda a la espera.
Su permanente rescoldo da un calor suave
e incluso, si ahora me vuelvo y atrapo la fuente de calor,
me quedo frío y con las manos vacías.
 
Podría pensar que puedo poseer el amor,
Pero es el amor el que me posee a mi.
Y, finalmente, soy consumido
por el amor que estalla dentro de una llama fulgurante
que se lo lleva todo
y no da nada a cambio.
 
Puedo pensar que el amor me destruye,
pero el amor es lo que me hace libre.
 
×
Download Nothing Personal Today!
nothing personalBefore you leave, be sure to get your free ebook of
Nothing Personal: Seeing Beyond the Illusion of a Separate Self by Nirmala.

Nothing Personal leads you to the experience of your true nature and helps you explore its depth. Through exposition, questions and dialogues, it brings you to a place of realization of the Truth: you are the spacious Awareness in which everything appears.

Subscribe with confidence. We will never share your email address.
×

Share this...

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to StumbleuponSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn